La taquiza

El último club de cocina preparó unos riquísimos tacos de lengua, suadero y de alambres. ¡Fue la manera perfecta de acabar un viaje gastronómico por el mundo hispano!

Esta contribución a EL CALIFORNIO cierra el club de cocina de 2012 con una canción, “La tazquiza” de Chava Flores, y a continuación la galería de fotos.

LA TAQUIZA, Chava Flores

(Escuchar una grabación)

Pudo más una taquiza
Que mi más ferviente amor,
Cuando yo me declaraba
Tenía un hambre de pavor.

Yo te hablaba de bonanza
Y te empezaba a apantallar
Y las tripas de tu panza
Comenzaron a chillar.
Si pa’ un taco no te alcanza
No salgáis a platicar.

Al pasar frente a los tacos
Yo te daba el corazón
Tú en lugar de recibirlo
Te metiste hasta el rincón

Y pa’ decirte que te quiero
Yo te tuve que alcanzar.
Tú ordenabas al taquero:
Tres de lengua pa’ empezar,
Otros tacos de suadero,
Seis de bofe y de cuajar.

Te expliqué casi llorando
Que te amaba con pasión,
Tú le entrabas a los de ojo,
Tripa gorda y corazón.

Cuando quise poner fecha
Pa’ la iglesia y pa’l civil,
Te aventaste como flecha
Al cachete y nenepil.
Eructabas satisfecha,
Yo te hablaba de perfil.

Al seguir con los de oreja
Entróme la preocupación,
Vino trompa, sesos, buche,
Los de nana y chicharrón.

Siguió el cuero a la taquiza
Y hasta el hígado surgió
Y siguió la longaniza,
La cecina, el riñón,
Y al entrarle a la maciza
Me saliste con que no.

Al notar que me enojaba,
Te alcanzaste a refinar
Tres cervezas bien heladas,
Seis machitos pa’ acabar.

Cuando al fin llegó la cuenta
Me tuvieron que prestar
Y entonces me dijiste
Con tu dulce angelical y argentina voz:
Ya ’sta bueno de botana,
Ora invítame a cenar.

¡Que te mantenga el gobierno!
¡Vaya forma de tragar!

Preparamos una obra de teatro

Brianna Dawson (Nivel 3)

Me decidí a participar en el taller de teatro para añadir una actividad extracurricular a mi horario después de mis clases. Pensé que sería una buena manera de aprender más vocabulario, practicar mi pronunciación (porque tendría que repetir las líneas una y otra vez), y participar en algo divertido después de las clases en el que podría aprender más sobre las estudiantes y los profesores que están aquí. Realizamos la obra “El Censo”. Hago el papel de Dora, una mujer tonta que siempre es muy dramática. Nunca he actuado antes, ni en la escuela secundaria, entonces el taller de teatro es algo nuevo para mí. Sin embargo, todo el mundo es amable y Marda me ayuda. ¡De hecho estoy aprendiendo mucho! Al principio, yo estaba nerviosa porque hay una escena donde tengo que llorar y gritarle a alguien. Sin embargo, ahora, no puedo esperar para presentar la obra para la escuela de español. Todos han trabajado muy duro y no puedo esperar para mostrarle a la escuela el trabajo final.

Practicamos todos los martes y jueves desde las 3:00 pm hasta las 3:45 pm. Nunca me di cuenta de que fingir ser otra persona por un rato es muy divertido. Pero, creo que también es muy difícil. Siempre hay que recordar que no se puede darle la espalda al público. Además, ¡memorizar el guión es muy difícil! Tenía que repasar mi letra por horas para memorizarla. Hace semanas tratamos de memorizar el guión. Pero estoy segura de que el producto final va a ser increíble. Espero que todos disfruten la obra. Además, hay otros estudiantes que trabajaron en otra obra con Marda. Estoy muy emocionada ver esta obra también. ¡No puedo esperar! Vamos a presentar las dos obras el próximo jueves 2 de agosto a las 8:00 pm en el Teatro Lisser. Esperamos verlos allí.

¡Adiós, Eterno Amor!

Sólo estamos en la semana 6 del programa, y nos quedan muchos días de estudio todavía. Sin embargo, los estudiantes de cultura 1.5 tomaron en serio la letra del tango “Adiós, pampa mía”, la cual sirvió de inspiración para tangos originales llenos ya de nostalgia por los pasillos de nuestra residencia, Ethel Moore, o “Eterno Amor”, como solemos decir en español.

Tangos dedicados a nuestro querido Eterno Amor
(Letras inspiradas por “Adiós pampa mía” de I. Pelay, F. Canaro y M. Mores)

Estrofa 1

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
voy a afeitarme la cabeza.
Adiós, pasillos sin inglés;
noches tardes en el laboratorio de ordenadores,
donde te escribía mis cartas de amor
que después iban a la basura.
Si no volvemos a vernos,
querida linda, quiero
que sepas que al irme
mi boli va a sangrar mis dolores.
¡Adiós!

Estrofa 2

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
me voy a una ciudad ahora extraña.
Adiós baños comunitarios;
las noches cuando puedo escuchar todos los sonidos,
una puerta que abre por sólo 15 segundos
y las colinas terribles.
Si no volvemos a vernos
edificio viejo, quiero
que sepas que al irme
nunca otra vez en mi vida voy a regresar.
¡Adiós!

Estrofa 3

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
me voy a tierras de nieve
Adiós, voy a echar de menos tus colinas,
los gatos, pájaros y árboles
Founders, querido, tu comida grasosa.
Si no volvemos a vernos, querido Eterno Amor, quiero
que sepas que al irme
mataré las arañas. ¡Adiós!

Estrofa 4

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
a una distancia lejos de ti.
Adiós querido, adiós amor, adiós
mi corazón.
Si no volvemos a vernos, no olvidaré
nuestros tiempo juntos.
Quiero que sepas eso al irme
lejos de ti. ¡Adiós!

Estrofa 5

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
me voy a otros edificios para dormir.
Adiós, baños que necesitan limpiarse;
camas pequeñas, y el sótano frío,
las Meninas donde estudié.
Si no volvemos a vernos Eterno Amor querida, quiero
que sepas que no pienso que tienes fantasmas realmente.
¡Adiós!

Estrofa 6

Adiós, Eterno Amor…Me voy,
me voy a regresar a mi casa.
Adiós, querido, no te voy a extrañar
mucho, y yo voy a olvidarte
muy rápido.
Si no volvemos a vernos,
está bien, quiero
que sepas que al irme
jamás volveré.
Adiós Momento de Amor.

Estrofa 7

Adiós mi Eterno Amor. Voy a salir en dos semanas
y durante los sesenta años siguientes
voy a desear tus pasillos de oro, lavabos con el agua de la vida.
Adiós, mi único amor verdadero.
Posiblemente voy a vivir en otra residencia estudiantil, pero
tu eras mi primer amor, mi razón para despertarme por la mañana
y regresar aquí por la noche.
Si no volvemos a vernos, Eterno Amor, quiero
que sepas que al irme voy a llorar por tus habitaciones
y reírme con nuestras memorias. ¡Adiós!

Y la letra que nos sirvió de inspiración:

Adiós, pampa mía

Adiós, pampa mía…Me voy,
me voy a tierras extrañas.
Adiós, caminos que he recorrido;
ríos, montes y cañadas,
tapera done he nacido.
Si no volvemos a vernos,
tierra querida, quiero
que sepas que al irme
dejo la vida. ¡Adiós!

Aprendiendo a decorar mi propia alma

Sarah Hailey (Nivel 4)

Yo entré en el cuarto y dejé caer mi mochila en el suelo de cemento con un ruido sordo.  Cerré la puerta y me senté en la cama en silencio. Qué rico es el silencio, después de siete horas dentro de una camioneta abarrotada de gente.  Suspiré satisfecha, volví hacia la puerta, y vi una frase, pintada sobre la puerta en letras azules intensas:

“Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma. Y uno aprende que el amor no significa acostarse. Y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender….Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes…y los futuros tienen su forma de caerse por la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que, si es demasiado, hasta el calor del Sol puede quemar. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.” -JBL

Ya había recorrido todas las partes de Guatemala por casi dos meses, pero en ese momento,  me pareció que había acabado de llegar, y que había llegado al fin, a mi razón de dejar mi vida en los Estados Unidos y viajar a ese país.

Seis meses antes, compré un billete de avión para Guatemala con ninguna intención clara. Fue una cuestión de sobrevivencia; yo me ahogaba y la única manera que pude salvarme fue escapar—huir del amor. En ese período de mi vida, mi novia y yo ya llevábamos juntas casi cuatro años—cuatro años completamente felices. Pero ser feliz y estar colmada no son iguales. Y lentamente, poco a poco, me perdía a mí misma, hasta que un día, no pude escuchar mi propia voz. Tuve que irme.

Sentada en la cama de mi cuarto en Finca Ixobel, leyendo las palabras de Jorge Luis Borges, experimenté un cambio adentro, sutil, pero profundo. En vez de huir de mi vida, podía empezar a encontrarme a mí misma. Y lo hice, en Guatemala.

Me había trasladado a Finca Ixobel para trabajar por seis semanas a cambio del alimento y el alojamiento y hacer una pausa de mis aventuras. Finca Ixobel no es más que uno entre muchos lugares absurdos en Centroamérica en donde el mundo del turista y el mundo del campesino colisionan en una manera desagradable e incómoda para los dos, aunque ambos fingen estar contentos con estos intercambios desprovistos de dignidad humana. En el caso de Finca Ixobel, es nada más que un punto en el mapa, convenientemente ubicado en la carretera entre la ciudad de Guatemala y las ruinas Mayas de Tikal. Es un bosque, punteado con bungalós, caballos, y cabras, que atrae a los turistas con una laguna, un restaurante y excursiones guiadas a las cuevas cercanas.

Conocer a la otra persona es conocerse a uno mismo. Desde el momento de llegar a la finca, yo era consciente de estos dos mundos, y sabía que quería meterme en la vida chapina. En la finca, los gringos tenían el puesto de recepcionista al frente del hotel, apartados de los trabajadores del barrio (como en los Estados Unidos). Siempre la cocina estaba llena de mujeres cocinando y platicando en el calor y el humo. A pesar de mi timidez, me forcé a entrar y lavar las trastes, callada. Nadie me habló en ese día, ni el siguiente. Pero cuando ellas se dieron cuenta de que seguiría lavando trastes en su cocina, empezaron a platicar conmigo.  Desde allí, lavaba trastes, picaba verduras, y buscaba cualquier razón a pasar el rato en la cocina con ellas. Poco a poco, nos llegamos a conocer, hasta las visitaba en su casa en el barrio, donde tomábamos el caldo de gallina y comíamos  los tamales al lado de la plancha.

En esta manera, conocí a Reina Palencia, cuya risa inunda su cuerpo y cuyos ojos dicen la verdad.  Ella ganó el respeto de todos con su autoridad humilde, y así se hizo la jefa tácita de la finca y del barrio. Después de poco tiempo, me pegaba al lado de ella en la cocina y la lavandería, y pasábamos muchas tardes acostadas en las hamacas en su porche, charlando. Y cuando llegó el fin de mi contrato en la finca, me mudé a su casa, y me metí en su familia.

Durante el tiempo que viví en la casa de Reina Palencia, mi visión del mundo se transformó. Mientras lavaba la ropa a la pila con Yesenia, mientras horneaba pasteles en la cocina con Elvin, y durante todas las actividades sencillas de la vida cotidiana, aprendía lo que significa el amor, la familia, y la vida rica, despojada de los adornos y accesorios de una cultura demasiado materialista. Y así, empieza la historia de cómo llegué a conocerme a mí misma en Guatemala.

¿Nuevas identidades?

Las Escuelas de lengua de Middlebury son reconocidas por su éxito en la adquisición de idiomas. Y una parte imprescindible del proceso de aprendizaje es la creación de nuevas identidades en la segunda lengua/cultura. Obviamente los estudiantes (¡y profesores!) juegan con las posibilidades durante el verano, como se ve en estas fotos de nuestra fiesta de disfraces (el 27 de julio).

Nos movimos con los ritmos de Jackie Rago y su Venezuelan Music Project.

Los murales de Diego Rivera

Tony Jacob (Nivel 3)

Hoy las clases de nivel 3 y 4 fueron a San Francisco para ver dos murales del artista Diego Rivera.  Fue una experiencia buena porque los murales me impresionaron más que esperaba antes que ir.

El mural que me gustó más fue el de City College.  ¡Este mural es enorme!  También tiene muchísimas escenas acerca de la historia de mucha de la gente de América Latina, los Estados Unidos, y unas partes de Europa durante la Segunda Guerra Mundial.  Fue muy impresionante porque el mural fue pintado en 1939 y fue parte de la feria mundial.

El mural contiene muchos imágenes de las personas marginalizadas por la sociedad como las personas indígenas y los obreros que han construido muchos de los monumentos de nuestro país y también de otros países.  Para mí, esto me dice que la gente olvidada también tiene una historia rica aunque no aprendemos acera de ellos en las escuelas típicas.  Esta escena es fascinante para mi porque podemos ver que había personas con esta misma experiencia en el pasado también aunque no pensamos en ellas.

Los murales de Diego Rivera

Margit Carlson (Nivel 3)

Los murales de Diego Rivera son impresionantes. La primera que vi en City College casi me dejó sin palabras. Los libros de arte no pueden mostrar el tamaño de la obra. Está tan grande pero con muchos detalles. El lugar donde está es muy pequeño. Se dice que lo van a trasladar a un lugar nuevo que es más grande. Me agrada mucho porque me dolió mi cuello cuando traté de mirar todo el mural como si estuviera en la primera fila de los asientos en el cine.

No soy experta del arte ni lo he estudiado mucho pero había unas cosas que me impresionaron de la primera obra. La primera fue su representación de los indígenas precolombinos o sea los aztecas. El primer panel fue dedicado a dicha cultura. Me hace recordar que siempre había personas que notaron la riqueza y la importancia de esas culturas no es algo nuevo.

El segundo mural que vi fue el que está en el Instituto de Arte de San Francisco. Diego Rivera pintó en la pared de la galería. Pensar que estaba ahí me dio escalofríos. Me gustó más ese mural porque estaba en un lugar natural. Rivera lo diseñó y pintó para ese espacio. Mirar de una larga distancia, el andamio hecho de pintura parece madera.

Ver los murales fue una experiencia muy buena. La yuxtaposición entre ellos y los murales callejeros que vimos hace unas semanas fue muy linda. Me gustó que vimos los murales callejeros de hoy en día primero. Ver como ha cambiado el estilo de los artistas y el público en unos ochenta años fue impresionante.

La supervivencia de las culturas indígenas

Juan Yik Chun Fong (Nivel 3)

En las actividades de esta semana, hay un tema se repitió una y otra vez coincidentemente. La película de ‘Sin Mapa’, la presentación por Carol Klee y la excusión a los murales de Diego Rivera contuvo el mismo elemento — la transición de las culturales indígenas en Latinoamérica bajo de la presión de la modernización y la globalización. Cada actividad nos dio una perspectiva diferente para entender el tema que ha sido ignorado por las personas que viven en las ciudades que están desconectadas totalmente de la vida diaria de los indígenas.

‘Sin Mapa’ expresa un disgusto por el capitalismo y el imperialismo de los países occidentales.  La modernización es dominado por la idea del capitalismo que siempre pone un precio en cada toma de decisiones de las empresas multinacional (de los Estados Unidos) y los gobiernos también. Los líderes no consideran la pérdida de las culturas indígenas porque el costo es casi cero en el contexto de dineros. Primero, las tribus no contribuyen al desarrollo de la economía. Segundo, las tribus están aisladas de los medios de comunicación, entonces la supresión de las empresas no capta mucha atención internacional. Tercero,  el mundo depende de los recursos naturales de los boques, es lógico que las minorías sacrifiquen mientras las demás personas beneficien. La acción de los líderes es una supresión de los indígenas que indirectamente conduce a la extinción de una cultura, etnia y población en el mundo; es un proceso lento de genocidio étnico.

Es  importante que nosotros aumentemos la conciencia de preservar las culturas. La cultura y tradición es un activo intangible y un tesoro del mundo que enriquece la diversidad cultural. Hay cosas en esta planeta que no tienen un precio.

La presentación de Carol Klee refleja que modernización no es la única fuerza que causa la extinción de la cultura. Posiblemente, es un proceso natural, es decir, un tipo de ‘darvinismo social’. La población que habla quechua en Perú se reduce más rápido en este siglo por la globalización y el avance de la tecnología que disminuye la distancia entre los indígenas y otros idiomas dominantes como el español y el inglés. Poco a poco, otros idiomas diluyen la quecha. Poco a poco, la generación más joven deja de usar la quechua. Poco a poco, la cantidad de vocabulario de quechua se reduce tanto que  la población no puede comunicase suficientemente. Finalmente, el idioma desaparecerá. El idioma es el alma de la cultura que funciona como una cuerda que conecta e identifica a las personas de la misma etnia, entonces la pérdida del idioma es casi la extinción de la cultura. Es comprensible, pero es una lástima también, que a veces la extinción de una cultura es inevitable porque los indígenas pierden su cultura en busca de otra vida.

El primer mural de Diego Rivera que vimos se encuentra en City College y se llama La Unidad Panamericana. Exhibe una perspectiva positiva para la supervivencia de la cultura indígena. Los cinco paneles describen la transición de la vida de los indígenas entre el siglo XIX y el siglo XX. Aunque los mexicanos experimentaron la independencia de Latinoamérica, la industrialización, la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, ellos todavía pueden conservar sus culturas esenciales porque en cada panel, Rivera dibujó unos elementos artísticos y culturales de México. Las figuras de pinturas o escultores ocurren muchas veces en un tiempo diferente en la obra.

Aceite y agua

Juan Yik Chun Fong (Nivel 3)

El Presidente de Obama con frecuencia describe a los Estados Unidos como un crisol que mezcla varias culturales, etnias, y nacionalidades en un mismo país y se disuelven para crear una sociedad armoniosa. El ‘crisol’ es una metáfora de asimilación de los inmigrantes. Implica y promueve el establecimiento de una sociedad homogénea, y la cultura norteamericana es el elemento dominante del crisol. El proceso de asimilación es demostrado en la Escuela de Español. Me parece que muchos estudiantes son de la tercera o cuarta generación de los inmigrantes y ellos han dejado la raíz de su origen y han abrazado completamente la cultura norteamericana. El idioma, la tradición, y el pensamiento de su origen están diluidos en su sangre y olvidados en su cerebro. El acto de este método de asimilación es una supresión de las culturas de todos los inmigrantes y etnias minoritarias porque el país no les ofrece la oportunidad o el medio a otras culturas para sobrevivir, coexistir y prosperar.

La existencia del barrio chino, en mi opinión, es una resistencia callada en contra de la supresión o es representativo de la resistencia de una gran populación de chinos a asimilar a los Estados Unidos. Es irónico que se encuentran muchos barrios chinos en el centro de las ciudades, pero el medio ambiente de los barrios es bastante aislado como unas gotas de aceite en una taza de agua. En el barrio chino de San Francisco, aparte de las turistas, todas las personas hablan mandarín o inglés con un acento fuerte; pero sólo 5 metros de la entrada del barrio, hay un Peet’s Coffee & Tea y Starbucks, llenos de los ciudadanos blancos que toman café. Los chinos en el barrio están contentos con la vivienda y autosuficientes en su mundo, y a las demás personas fuera del barrio no les interesa la vida en el ‘aceite’ como hay una pared invisible entre los dos grupos.

Un ‘crisol’ real no crea los barrios chinos, latinoamericanos o africano americanos porque todas las personas vivirían en el mismo barrio. También, el país respetaría y promovería la diversidad cultural y no la homogenizaría a la gente. Malasia es un crisol exitoso; es una Asia pequeña verdadera. Si camina a través de la calle en el centro de Kuala Lumpur, el capital de Malasia, se puede ver todas las personas de razas o etnias diferentes, como malasio, chino, indio, indonesio, filipino y tailandés. También, es muy común que un ciudadano pueda hablar cuarto o cinco dialectos porque todos idiomas son necesarios en la vida diario. Mis amigos malasios hablan inglés, malayo, cantonés, mandarín, hokkien, hakka y Fuzhou (los dialectos de sureste de China). Entonces, para mí, los Estados Unidos no es un crisol completamente.

La vida diaria en Mills

Jemma Pinkerton (Nivel 3)

Cuando leí que el alojamiento sería un dormitorio en una residencia estudiantil, me puse un poco nerviosa. Nunca he asistido a una universidad con una cafetería o vivido en una residencia con baños compartidos por muchas personas. Sin embargo, estuve bastante sorprendida cuando llegué a Mills.

Primero, las habitaciones son individuales y cuentan con un lavabo, una cama, un escritorio y un armario. Es un tamaño bueno, no es necesario preocuparse por ningún compañero de cuarto, y se puede ir y venir con facilidad.

Segundo, aunque los baños son compartidos, no hay ninguna incomodidad. Hay suficientes duchas e inodoros. Es raro que haya más de dos personas que usen las duchas al mismo tiempo. Además, cada mañana, una empleada las limpia.

Tercero, no es necesario preocuparse por la comida. Hay tres comidas lunes a viernes, y dos los sábados y los domingos. Hay muchísimos opciones para las personas con dietas especiales, y hay alimentos saludables. Las cocineras tratan de cambiar el menú cada día, y ellos más o menos lo logran. Además, la residencia tiene unas cocinas equipadas, de modo que se puede cocinar y guardar comida. Es fácil salir por comida o comer afuera.

Es bueno que haya tanta libertad aquí en Mills.

Ser estudiante en la Escuela de Español

Emmanuel Brantley (Nivel 3)

Es difícil creer que ya llegamos al final del programa. Hoy empezaba a reflexionar y me preguntaba lo que les diría a mis profesores y compañeros de Atlanta si me preguntaran de la Escuela de Español. Lo que diría sería algo parecido a esto…  Antes de llegar, yo pensé, ¿por qué me han puesto en Nivel 3? ¿Qué están haciendo? Yo tenía muchas dudas sobre lo que sería mi experiencia, sólo había estudiado español por cuatro años. Cuando yo llegué al campus el 21 de junio, los conocí a Erin y a Roberto. Me hicieron pensar que el programa sería fácil y sin estrés. Me hicieron sentir bienvenido. Sin embargo, en poco tiempo todo se cambió y estaba muy confundido. En la clase de gramática, tenemos “muchas tareas” las cuales incluyen lecturas, diarios, presentaciones orales, y más. Para la segunda clase que tengo, se me presentó un conflicto porque tuve que decidir si iba a cambiar la clase que había escogido. Al llegar al campus, aprendimos que podíamos escoger entre la fonética y el español en los EE.UU. Al principio escogí la clase de fonética, pero algo me hizo cambiar. Fue la manera en que Kim, la profesora de la clase de español en los EE.UU, habla. Ella es muy viva y conoce bien el texto que escribió. Ella habla muy rápido y no se tiene más remedio que entender, entender, y entender. Después pensarlo bien, decidí cambiar y seguir la clase de español en los EE.UU. Cómo se puede imaginar, las primeras semanas aquí fueron muy difíciles y la mayoría del tiempo, no entendía nada. Marda (la profesora de gramática) nos ha dado a todos nosotros de Nivel 3 muchas oportunidades para practicar en el mundo real y vivir dentro de las fronteras del idioma. Ella sigue dándonos razones para mejorar nuestras habilidades y nos prepara para nuestras otras clases como la fonética y el español en los EE.UU. Por la clase de gramática, soy mejor escritor y seré mejor hablante. En cuanto a la clase de español en los EEUU, la profesora Kim me dijo la primera cosa que yo entendí. Un día después de la clase me dijo, “Manny, si deseas quedarte en mi clase, te voy a apoyar y ayudar…”  Yo no escuché nada más y nada más fue necesario. Ese comentario me dio la fuerza para apoyarme a mí mismo. Me alegro haber venido y aunque estoy listo para regresar a Atlanta, a la vez sé que me hará falta el sabor riquísimo que me ha dado este programa. Por el momento, sigo adelante en cada clase y trabajando fuertemente para mejorar la comprensión auditiva.

¡Oh! Pero lo que haces…

5 sentimientos de ser una estudiante de Middlebury en Mills mientras estés en San Francisco

Cartiér Gwin (Nivel 3)

Pensé que debería ser la que te dice cómo portarte de manera responsable en San Francisco. Aquí hay algunos ejemplos y consejos esenciales para sobrevivir durante tu tiempo aquí. Además sacamos muchas fotos, y es importante que sepas cómo se recupera rápidamente de cualquiera de las siguientes experiencias de inmersión, de modo que puedes estar listo para el flash en cualquier momento. Desafortunadamente, no podrías oír este consejo durante la orientación. Toma apuntes.

1. La sorpresa. Este fenómeno ocurre cuando estás caminando en la acera hablando con tus amigos en español y un extraño interviene con una pregunta o comentario relacionado con lo que dijiste, compartiendo su opinión sobre Episodio 3 también. Tú respondes con una risa histérica, no porque su comentario fue divertido, sino porque estás en un estado de shock total porque se te ha presentado una oportunidad del mundo real para practicar sus habilidades: “¿Me habla a mí? ¡Dios! ¡Sí, es cierto! ¡Él me habla a mí … en español!”

2. La vergüenza. Amigo, a veces quedarás en blanco. Es inevitable. Prepárate para la extraña sensación que obtendrás cuando tú sabes que alguien en público te oyó cuando le preguntaste a tu amigo, “¿Cómo se dice, ‘la cosa con dos manos negras en la pared … oh, oh, sí, sí, reloj, gracias.” O alguien te pregunta, “¿Haces cola?” y te mueves a la izquierda. Mal. A la derecha. Mal. Entonces dices: “No, no, no, pase, por favor! Estoy con él, y él, y él, y ella también. La única manera de recuperarte rápidamente es ponerte en la posición de Super Juan sin perder el ánimo.

3. La decepción. Prepárate. Sentirás una gran decepción cuando te acercas rápidamente a la cajera usando su mejor español, y te das cuenta de que ella ni siquiera podría decir, “¿Cómo?” No pierdas el ánimo, amigo.

4. El choque. Esta experiencia es la más grave de todos. Se nos va a pasar a todos nosotros en algún momento. De repente un desconocido está muy cerca, detrás de ti en el paso de peatones, y faltando todo respeto, canta una canción en inglés. Cubres las orejas mientras mueres una muerte lenta como un vampiro en el sol. Consulta el manual para las horas de oficina de la consejera de inmersión.

5. La Gloria. Oh, sí. Has subido tres colinas y has decidido tomar un descanso y sentarte en el banco antiguo de la esquina. Una pareja camina lentamente de largo por tú lado con una conversación aparentemente interesante, y mientras te pasan, te das cuenta de que no podías entender ninguna palabra que dijeron en inglés. Tu cerebro toma el doble del tiempo para procesar todo lo que una vez conociste como la vida normal. Sé feliz.

 

Espero que este blog elimine las sorpresas y te da una manera de sobrellevar el estrés. Lee Don Quijote con una taza de café caliente o haz una pausa para tomar algunas respiraciones profundas. Pero en cualquier caso, ¡lo más importante es no parecer como un turista!

Murales de Diego Rivera en San Francisco

El 26 de julio, las clases de niveles 3 y 4 visitaron dos de los murales del pintor mexicano Diego Rivera que se encuentran en San Francisco:

La unidad panamericana (1941)
City College de San Francisco

La creación de un fresco: la presentación de la construcción de una ciudad (1931)
San Francisco Art Institute, 800 Chestnut St.

En el camino, degustamos comida mexicana en la Taquería Guadalajara (4798 Mission St.)

 

Club de cocina: ¡Al Caribe!

El club de cocina de la semana 5 preparó entre otras delicias del Caribe los típicos tostones. Aquí va una receta:

Receta
Fuente:  www.directoalpaladar.com

Los tostones son un plato típico de algunos países latinoamericanos, especialmente de la región del Caribe. Se hacen con lo que en España se conoce como plátano macho, preferiblemente verde o pintón. En algunos sitios de Latinoamérica también se les conoce como “patacones.

Los ingredientes:

  • Los plátanos machos verdes o pintones, nunca maduros. ( De un plátano salen 3-4 tostones; calcule de acuerdo a la cantidad de plátanos que comerán.)
  • El aceite de maíz o cualquier otro aceite de sabor neutro bueno para freír.
  • La sal, al gusto.

La preparación:

Primero se pelan los plátanos, se cortan en trozos un poco gruesos (3 pulgadas cada uno aproximadamente) y se fríen hasta que se comiencen a dorar. Se retiran de la sartén y se colocan sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Luego se aplastan uno a uno. Para hacerlo, se pueden colocar en un paño de cocina húmedo o utilizar papel absorbente del que se puede humedecer sin deshacerse para luego aplastarlos con la ayuda de un rodillo, mazo o incluso con la mano. También, si tiene, pueden usar  tostonera, un pequeño utensilio de madera especialmente para aplastar los plátanos y hacer tostones.

Una vez aplastados los plátanos, se vuelven a freír en aceite bien caliente hasta que queden doraditos. Finalmente se condimentan con sal. Hay quienes prefieren añadirles sal de ajo o ajo en polvo.

Cómo estudiar

Margit Carlson (Nivel 3)

Middlebury en Mills es un programa requete-intensivo. Si no sabe manejar bien su tiempo, Ud. va a aprender rápido. La primera semana se va a sentir como si estuviera ahogándose, pero no se preocupe. Todos se sienten igual. Va a estar cansado. Las siete de la mañana llega muy rápido. Recomiendo que se eche una siesta después de almorzar. Para mí, la mente está muy cansada después de cuatro horas de clase en puro español a un nivel académico. Recomiendo que coma el desayuno – esto va a “encender tu horno” – y que coma merienditas entre las comidas.

Recomiendo que pregunte a sus profesores cómo estudiar. Este programa es muy diferente de una universidad durante un semestre normal.  Los profesores quieren ayudar a sus estudiantes y los demás. Hay actividades co-curriculares que son muy divertidas. Recomiendo que haga por lo menos una.

Esto va a ser un verano para recordar.